dimecres, 19 desembre de 2012

¿Por qué está usted en contra de la independencia de Cataluña?

El independentismo ha crecido mucho en Cataluña y de hecho se configura como el único proceso que tiene capacidad para cambiar la realidad socioeconómica que sufrimos o malvivimos, y que algunos disfrutan a nuestra costa. Yo creo, y así lo he sostenido repetidamente, que, además, abre un camino hacia el cambio para otras sociedades sometidas a la dictadura del capitalismo financiero, y, en primer lugar, a la sociedad española.

Tener por delante un camino  que, frente al estancamiento actual, a la asfixia social que vivimos y que amenaza generaciones, puede constituir una vía alternativa para alcanzar un mundo mejor es, cuanto menos, motivo de ilusión, por eso, no diré que me sorprende, pero sí que me preocupa, que, si nos atenemos a los resultados de las últimas elecciones autonómicas, más de un tercio de los catalanes se muestren reacios o abiertamente contrarios a iniciar esta aventura. Será que yo tengo mucho espíritu aventurero, pero, si me hubieran arrojando en un pozo negro y me hallara con la mierda hasta el cuello, y subiendo, me agarraría con todas mis fuerzas al primer cable que me echaran. Sin embargo, parece que aún hay demasiada gente que prefiere que nos hundamos todos juntos en lugar de escapar y salir corriendo a buscar ayuda. Si es Islandia está bien, pero si es Cataluña no.

¿Por qué hay quien se opone a la independencia de Cataluña? Un pequeño grupo, sin duda, por odio y resentimiento, pero ese pequeño grupo vamos a dejarlo al margen, con el odio y el resentimiento no se construye nada, ni en Cataluña, ni en España ni en parte alguna, pero pienso que, afortunadamente, no es significativo.

Las razones de mayor peso, y perfectamente comprensibles, son las de quienes se sienten españoles, únicamente o antes que nada españoles, un sentimiento perfectamente respetable; las de los que creen que por la vía de la independencia no llegaremos a ninguna parte, una opinión también perfectamente respetable; y la de los que temen que una Cataluña independiente no sea solidaria con España y esto agrave las condiciones de vida del pueblo español, temor tan respetable como las actitudes anteriores.

A quienes se sienten únicamente españoles, o españoles y catalanes, les diré que no por eso tienen que dejar de apoyar la independencia de Cataluña. En primer lugar, porque no tienen que renunciar a nada, ni a su lengua, ni a su cultura, ni a su nacionalidad… todo seguirá como hasta ahora. A nadie se le ha pasado por la cabeza que nos dejemos perder la lengua y la cultura catalana, que es una riqueza irrenunciable para Cataluña, ni que dejen de llegar a Cataluña las televisiones, la prensa o internet en castellano. Vamos a estar cmpletamente dentro de la esfera del mundo español y latinoamericano, tanto en lo comercial, como en lo cultural y en lo afectivo. Nadie va a tener que dejar de usar su lengua y, como siempre, nos entenderemos en catalán y castellano, igual que ahora, sin problemas, y las nuevas generaciones no sólo eso sino que podrán moverse por el mundo en inglés, con la misma eficacia que ahora lo pueden hacer en nuestras lenguas. La independencia que se quiere de España es una independencia política y exclusivamente política. Con ella, Cataluña podrá funcionar mejor, volver a ser una sociedad próspera y, por tanto, además, como otras veces, un motor que ayude a España a salir del pozo, cosa que ahora, con los gobiernos de España empeñados en unas leyes erráticas y al servicio exclusivo de los potentados y los poderosos, es imposible. Ningún español será extranjero en una Cataluña independiente (la doble nacionalidad se usa con normalidad en diversas partes del mundo), ni ningún catalán tendrá que abandonar España, sus lazos y sus afectos, por el hecho de formar parte de una Cataluña independiente. En la práctica tan sólo se notará en que dejaremos de depender del gobierno de Madrid para tomar nuestras decisiones.

Quienes piensen que por la vía de la independencia no llegaremos a nada que recuerden, o pregunten a sus mayores, como Cataluña se convirtió en una tierra de prosperidad y modernidad contra viento y marea, aun en cirscunstancias tan difíciles como el franquismo. Por eso los catalanes tenemos procedencias tan diversas, porque aquí encontramos muchos el trabajo y el futuro que no se daba en otras partes de España. Cataluña ha seguido tirando de España muchos años, siglos en realidad. Pero una cosa es tirar de España y otra tirar de los bancos, de los evasores fiscales, de unas instituciones pesadas y caducas que se llevan todo el dinero de los trabajadores…, de Bankia, de Díaz Ferrán, del Senado… Hay que soltar ese lastre para poder progresar, para poder recuperar el trabajo, la vivienda, el bienestar social. Todo esto, ciertamente, podría seguir en peligro si en Cataluña gobierna la derecha, CiU o el PP, que son los partidos de los ricos, pero Cataluña ha demostrado una y otra vez, en las elecciones generales, que era un país progresista, y un país progresista hace leyes progresistas y hace que, si hay que conseguir más ingresos o reducir el gasto, esto salga de los que más tienen y no del pueblo. En las elecciones autonómicas ha ganado durante muchos años CiU, eso es cierto, pero porque se aprovechaban precisamente de la dependencia de Madrid y se presentaban como el único partido que iba a defender nuestros intereses, pero, en una Cataluña independiente, CiU ya no puede jugar esa carta y el pueblo catalán sabe muy bien que sólo con una política de progreso y justicia social recuperará el bienestar. En las últimas elecciones ya se ha intuido esa deriva.
Por otra parte, una Cataluña próspera y socialmente justa no puede ser ignorada ni por España ni por Europa, representa una de las regiones más productivas de Europa -ahora ahogada por el gobierno español-, tierra de paso y con una balanza de intercambios económicos con España y con Europa que nadie, se diga ahora lo que se diga, podrá soslayar en su momento. Una Cataluña independiente está condenada a entenderse con España y viceversa y formará parte -si quiere-, de la Unión Europea, porque cae por su propio peso y nadie puede sostener seriamente lo contrario.

¿Será solidaria una Cataluña independiente con España? Alguien decía uno de estos días que más que de solidaridad habría que hablar de justicia. Cataluña es actualmente muy injustamente tratada por el gobierno español, y en muchos frentes. Todos los catalanes y las catalanas lo sabemos, nos llamemos como nos llamemos y vengamos de donde vengamos. Actualmente Cataluña es solidaria -por la fuerza- con los recortes y los ajustes del mal gobierno español, con los ricos, con los bancos y con las instituciones, pero no con el pueblo, porque quien redistribuye es el gobierno español y al pueblo sólo le da paro y nuevas cargas que soportar. No queremos eso. Una Cataluña independiente, por una parte, puede ser el mejor socio comercial de España, ser de nuevo esa locomotora que mencionábamos hace un momento, puede facilitar que se reproduzca la ayuda directa entre familiares, com se ha hecho en otros momentos. Però, además y sobre todo, si somos capaces de poner a un gobierno progresista al frente de la nueva Cataluña independiente, tendremos de nuevo una sociedad justa y próspera y ésta es la mayor contribución que podemos hacer al bienestar de España, y de otros pueblos, demostrar que la justicia y la prosperidad son posibles, que la crisis no es una catástrofe ni un castigo divino, sino una estafa de los ricos y que se puede revertir. La sociedad española es lo suficientemente inteligente y audaz para aprovechar este ejemplo y apoyarse en él, como se hizo en su día con el Portugal de los claveles. Con una Cataluña justa y próspera, la macroestafa de la crisis tiene los días contados, porque Cataluña no es un rinconcito del mundo como Islandia, sino una importante región europea de siete millones y medio de habitantes, y todo el mundo sabe sumar dos y dos.

Que todo esto se produzca depende tanto de usted, de tí, como de mí, catalanes los dos. La independencia es buena para Cataluña, para España y para los pueblos en general, pero la indepencia es cosa de todos. Sin usted, sin tí, no haremos nada.

Ahora tenemos la ocasión de comprobarlo. En la Generalitat va a gobernar CiU, sí, pero con el apoyo, imprescindible, y por tanto radicalmente condicionada, de ERC, un partido nítidamente de izquierdas. Y, a pesar de todo, lo vamos a pasar aún peor: más recortes, nuevos impuestos, más privatizaciones… ¿Por qué? ¿Por qué lo ha impuesto CiU? No, no puede. ERC le puso como condición para apoyarles, entre otras cosas, que crearan un impuesto para los bancos ¡Qué menos! CiU aceptó, pero, a los dos días, el gobierno español, Cristóbal Montoro concretamente, se sacó de la manga un impuesto estatal a los bancos “del 0%”, o sea, literalmente, un impuesta al 0% para que los bancos no tuvieran que pagar nada y para evitar que las autonomías pudieran poner los suyos.
Esto no hubiera pasado en una Cataluña independiente. Todo lo que vamos a sufrir no pasaría en una Cataluña independiente. En nuestras manos está cambiarlo, las mías ya están, pero sin las suyas, sin las tuyas, no somos nada, y nuestros pueblos lo van a pasar muy mal.


9 comentaris:

  1. Carme Pont Bonsfills19 desembre de 2012 9:50

    Yo no estoy contra la independencia de Catalunya porque la considero natural: una nación tiene que ser un estado para poder ser ella misma. Tengo la sensación de que los independentistas tenemos que estar siempre pidiendo perdón: a los que sienten una doble nacionalidad,a los que tienen miedo porque temen planteárselo e incluso a los que nos tienen odio y resentimiento. Siempre nos tenemos que justificar, ser solidarios con los demás y convencer a España que será un bien para todos. Pues mi mensaje no será pedagógico: quiero la independencia porque tengo derecho a pedirla y porque ya me he cansado de estar sometida. Omitiré los agravios sufridos.

    ResponElimina
  2. Molt bon text. Afegiria exemples com la limitació dels vols internacionals de moltes ciutats de l'estat espanyol, obligant que l'únic destí d'arribada o de sortida sigui Barajas en molts cops, cosa que provoca que les altres cada cop tinguin menys pes internacional -> dificultant turisme, comerç, etc. Si hi han pobles espanyols que els hi agrada que els hi facin això, els hi respecto, però obviament jo no penso estar de braços creuats, jo vull viure millor i crec que hem de recordar la següent frase "Si quieres algo bien hecho, tienes que hacerlo tu mismo" no fa falta explicar que en molts caos els intermediaris no beneficien el comerç de la fruita->augmentant costos (el govern espanyol és qui fa les relacions internacionals i no cau mai res a casa nostra, sempre ens veiem obligats a sortir nosaltres, per tant, no té sentit pagar 2 cops), de manera que treballaré i treballo per a millorar les coses, explicant-li a la gent de Catalunya posant exemples, dades, etc.

    Aquí deixo unes dades per a que la gent s'informi i contrasti que és real.
    Explicació: http://fitxers.esquerra.cat/arxius/barcelonesnord/CES_aeroports_vf.pdf
    Per a que contrasteu: http://www.seguridadaerea.es/AESA/LANG_CASTELLANO/_INFORMACION/NORMATIVA/CIRCULARES_DOCUMEN/CONVENIOS_AEREOS/

    Respecte a l'àmbit de nació, llengua, cultura. Amb el temps, tots aquells territoris i unions que han estat per la força, sense la voluntat del poble, etc. S'han anat disgregant, creant estats per a cada nació, ja que això provoca que els sistemes siguin més adequats per a aquell conjunt de gent, ja que els interessos solen ser més semblants. Per exemple, jo, que sóc de Tarragona, tinc més coses en comú culturalment amb un andorrà que amb un extremeny, que provoca això? Que les lleis per als catalans i extremenys si són iguals, gairebé sempre són perjudicials per a un dels dos, ja que al que li interessa a un, no li interessa a l'altre, de tal manera que si cadascú fa les seves i quan als dos els hi interessi fer una cosa junts, ja es farà i punt, millorant molt la relació, ja que evita les grans confrontacions d'interesos, i es segueix tenint lo bo del traball en comú, o algú es pensa que els estats no treballen conjuntament entre ells?

    Remarcar que la fractura social no es crea simplement perquè mani un govern o un altre (ja que llavors i hauria fractura social a espanya cada cop que canvia el govern, al passar del PSOE al PP i viceversa), amb una independència el que passa, és que el govern espanyol no posaria les seves lleis aquí, res més. La fractura social es crea quan la gent ha de marxar del lloc on viu per buscar-se les garrofes i precisament això qui ho ha de saber millor és tota aquella gent (jo m'incloc) que ve de descendència no catalana, que en el seu moment van haver d'abandonar la casa, deixar familiars, amics, etc. endarrere. I això està passant ara, quants joves d'avui marxen fora perqué aquí no tenen futur... i quants d'ells sabem que ja no tornaran, que ja es quedaran a viure allà... que viuran perqué viuen millor que aquí, però tindran la família lluny, el que hem de fer, és aconseguir aquí viure com allà. I com a últim detall, que penseu de que ara aquest jovent que marxa, intentes canviar el lloc on ha anat, per a que s'assembli més espanya? Doncs seria un error total, ja que portaria aquell lloc pròsper a tenir els mateixos problemes del lloc d'on vé, fent que en un futur, els seus fills hagin de marxar. Doncs això és el que està passant ara, que volen bastanta gent que a vingut aquí, fer una Catalunya castellana (a nivell de negoci, cultura, etc.) No han aprés que aquell sistema no els hi ha anat bé i encara volen cometre el mateix error? Si us plau, agafeu això de Catalunya, per a creixer, s'ha d'innovar i invertir, no ens podem quedar quiets.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gràcies per la contribució, és molt interessant, el problema que tenim és que tant tu, com la Carme, com jo i tants d'altres ho tenim clar, però continua havent-hi moltes resistències a dintre de Catalunya i cal explicar-ho una i mil vegades, perquè si no plantem cara la immensa majoria del poble català, tan difícil com ens ho posaran des del govern espanyol, no ens en sortirem. Aquesta és la nostra principal dificultat i costa de trobar instrument eficaços per vèncer-la...

      Elimina
  3. Cal explicar i buscar la fórmula correcta per a que les persones vulguin i estiguin interessades en agafar i captar un concepte real en vers un altre.

    La incultura fa molt de mal, i la voluntat de creure matemàticament tot el que diuen des de les "espanyes" posant en contra la veritat de Catalunya, també.

    Sort que cada cop més, hi ha més gent oberta i interessada en la realitat política, econòmica i cultural del que esdevindria un procés sobiranista del poble català.

    ResponElimina
  4. Comparteixo la filosofia del teu escrit, però no estic tan segura com tu de que la opció majoritària dels catalans sigui d'esquerres. Hi ha una història llarga d'orientació burgesa i de dretes, que fa trontollar aquest projecte il·lusionant.

    ResponElimina
  5. Juan Carlos Álvarez20 desembre de 2012 4:35

    Además, una Catalunya independiente sería un palo tremendo para el nacionalismo español ultramontano. Sólo con imaginarme la cara que se les quedaría a Wert, a Mayor Oreja, a Vidal Quadras y a los demás egregios representantes del facherío hispano, ya siento una sana alegría.

    Quizás más adelante, si el Estado español dejara de ser tan retrógrado y se instaurase aquí una república democrática y social, podrían explorarse otras formas políticas como la confederación (por supuesto, siempre de mutuo acuerdo y por vías absolutamente democráticas). De todas maneras, entre el pueblo catalán y los pueblos del Estado español siempre existirá una profunda relación de hermandad. Un saludo.

    ResponElimina
  6. Caram Llorenç! T'has avançat en part al que jo vull escriure. Vull tocar aquest tema de la doble nacionalitat, que cau pel seu pes. Que serà com tenir dues cases. Com penso entrar en detall, no ho explico aquí. No inventarem res, és una cosa que ja es fa i la fa també l'Estat espanyol, ja té pràctica.

    Per qui diu que la mentalitat catalana tendeix a la burgesia... Bé, no és del tot exacte. Barcelona i els seus voltants, l'àrea més densament poblada és ben coneguda com el "cinturón rojo". A Catalunya repetidament se li ha donat la victòria al PSOE en eleccions generals. Si ha governat un partit teòricament d'esquerres, ha estat gràcies bàsicament a Catalunya i a Andalusia. A les darreres eleccions, vam ser la única "taca" vermella en una Espanya blava (per la gavina i no precisament pel bell blau del cel o del mar). A Lleida potser es podria dir que domina una mentalitat burgesa, més conservadora (si bé independentista) però és la dels pagesos, la de la bona gent que treballa la terra i fa coses com la Cooperativa de Guissona, centres on es pot comprar bé, menjar fresc i a bon preu...

    Així, doncs, benvinguda la iniciativa dels burgesos catalans, que d'iniciativa i gent amb empenta ens farà molta falta. (ja sé que burgès ve de qui viu a les ciutats però sembla que la gent de ciutat a Catalunya som més aviat "progres"... En general). Després és ben veritat que tenim als senyors de Godó o al Lara però ja tenim una dita: una flor no fa estiu. Afegeixo: I un pom de flors (hehehehehe) no fa un jardí.
    Ens continua agradant el vermell. El vermell de les quatre barres.

    Però res, el meu vot a la teva proposta no compta perquè ja sabem on m'apreta la sabata.

    Per acabar... Lo que expresas, Juan Carlos, lo comparto plenamente. Si mañana me toca la lotería, por más falta que me hagan "los dineros", lo daría todo para poder ver la cara que se les quedará a estos personajes y algunos otros el día que se ice la "estelada" bien solitaria. O acompañada de la de la UE (con mis reservas porque lo de marcarle el paso a la señora Merkel, como que no)

    ResponElimina
  7. Gracias de nuevo por vuestros últimos comentarios que enriquecen tanto el artículo que ya se puede decir que lo superan en interés! Estoy de acuerdo con prácticamente todo lo que decís, pero especialmente con el texto de Juan Carlos, que, en pocas líneas sintetiza perfectamente el espíritu de lo que siento, de lo que sentimos tantos, y de lo que quiero transmitir. Marieta, no estoy de acuerdo con esa tradición burguesa de Cataluña, mira la historia: los movimientos sociales, el movimiento obrero, tanto antes de la guerra como durante el franquismo. Lo que pasa es que CiU, que ya se empieza a ver que es un amasijo de cosas diversas, ha monopolizado durante demasiado tiempo la idea de catalanidad y con eso a arrastrado a mucha gente. Pero ahora, frente a la opción de la independencia, se ve 1) que CiU no es un bloque y 2) que hay alternativas muy de izquierdas y con mucho apoyo popular que avanzan por la senda del independentismo, desde Esquerra, que se consolida y muy bien, hasta la CUP, que hizo el discurso más hermoso y pegado a la sensibilidad del pueblo que se ha escuchado jamás en un parlamento (o que yo conozca, vamos). Y ICV y PSC no van a queres perder el tren. Como dijo David Fernández, como dijo Oriol Junqueras... la soberanía es el camino para salir de la crisis, y lo haremos. ¿Con Merkel, Isabel? No sé, pero no a todos se les trata igual. Mi hijo está en Dinamarca y dice que ni crisis ni nada. Quienes nos estamos inmolando somos los PIGS (ahora GIPSI, por Italia). Ojalá todo salga bien y además, como decía un amigo, mostremos al pueblo español el camino de la Tercera República. Vala la pena intentarlo y dejarse las gonadillas.

    ResponElimina
  8. Si No voleu formar part d espanya aneu a pastar fang a un altre pais

    ResponElimina